Parque Juárez

Share

El corrupto acarreo para la marcha de la “revancha”

 

 

Por Mónica Camarena Crespo

 

La furia se apoderó del presidente Andrés Manuel López Obrador después de las multitudinarias marchas de ciudadanos en defensa del INE, que se desarrollaron no solo en la Ciudad de México sino en muchas ciudades del país.

No pudo con la cantidad de personas que se manifestaron en contra de una Reforma Electoral enviada por él y que pretende debilitar a los órganos autónomos encargados de las elecciones y de mantener la democracia que tantos años costó al país.

No ha soltado el tema, amanece y anochece, por cierto, muy temprano, por aquello que trabaja pocas horas al día, con la “cantaleta” de denostación a todos aquellos que de manera espontánea salieron a las calles el pasado 13 de noviembre.

ACARREO SIN PRECEDENTES.

Pero cómo lo suyo son las marchas y las calles, convocó desde Palacio Nacional con el aparato de estado y nuestros impuestos como acostumbra, para el próximo 27 de noviembre, en una demostración de fuerza ante el debilitamiento político.

Ayer, en el colmo de las mentiras y la desfachatez, AMLO pidió que a su marcha no fueran acarreados, como si el país estuviese ciego, sordo y mudo. No será así, la convocatoria del presidente se ha convertido en una competencia entre autoridades y funcionarios morenistas, para ver quién lleva más gente a la Ciudad de México.

Por ejemplo, desde Veracruz el líder estatal de Morena, pidió a presidentes municipales de su partido “sacar ahorros” para llevar a los simpatizantes a la Ciudad de México. El video muestra a Esteban Ramírez Zepeta, convenciendo para el traslado a la marcha, evento “bien espontáneo”.

Lo que sucederá el 27 de noviembre será plenamente probado, el acarreo, la movilización desde los estados donde gobierna MORENA y una marcha llena de inconformes de “closet”, amenazados con quedarse sin trabajo en el gobierno de la cuarta transformación.

Será la marcha de un presidente en decadencia, obnubilado por el odio y el rencor, que no acepta el fracaso de un gobierno que busca acabar con todo, con el sólo propósito de mantener el poder y el dinero.

Es fácil convocar a una marcha desde Palacio Nacional con recursos públicos, cuando lo que los ciudadanos claman es empleo, medicinas, seguridad y una larga lista de pendientes, que un gobierno populista no ha podido cumplir.

Por cierto, la marcha del 13 de noviembre, espontánea y sin acarreados, podría repetirse ante tanto encono.

@monicamarena

 

Leave A Reply