“Inaugura” AMLO refinería sin terminar: “es un sueño hecho realidad”, dice; agravará finanzas de Pemex, alerta el IMCO

Share

“Ya es un sueño convertido en realidad”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en la “inauguración” de la refinería de Dos Bocas, oficialmente llamada Olmeca, que aún no está concluida.

“Vamos a poder procesar 340 mil barriles de petróleo (…) quiero subrayar que este fue el mejor sitio porque ya es de una terminal de Pemex, aquí llega todo el petróleo de tierra y de agua somera de Tabasco y de Campeche, llegan un millón de barriles diarios”, señaló López Obrador.

El presupuesto inicial del proyecto era de ocho mil millones de dólares y el gobierno rechazó ofertas de empresas externas para construir la instalación por considerar que eran demasiado costosas, además de que le plantearon que el proyecto no concluirse en su totalidad para el plazo de 2022 puesto porel gobierno.

Los costos aumentaron debido a una serie de nuevos contratos para cumplir con la fecha límite; el valor de los contratos para obras de construcción hasta 2024 firmados por la Secretaría de Energía de México aumentó a más de 14 mil millones de dólares en mayo.

López Obrador aseguró que con la nueva refinería se procesará todo el petróleo crudo de México para tener gasolinas y no comprar en el exterior. “Tenemos nuestra gasolina, tenemos nuestro diesel y podemos conservar los precios para beneficio de los mexicanos, de la industria y de los consumidores”, dijo.

Ya no es negocio: IMCO

La refinación de hidrocarburos “ya no es negocio” en el mundo, por lo que la entrada en operación de la refinería Olmeca agravará aún más la situación financiera de Petróleos Mexicanos (Pemex), advirtió el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El IMCO consideró que la entrada en operación de la refinería “será un paso en la dirección contraria de lo que necesita Pemex, el país y el mundo”.

Consideró también que la nueva refinería no viene acompañada de cambios estructurales en Pemex Transformación Industrial (PTRI), subsidiaria encargada del negocio de refinación y petroquímica, que ha reportado pérdidas acumuladas por 1.28 billones de pesos entre 2011 y 2021, por lo que la empresa tendrá menos recursos para financiar proyectos en actividades rentables, como exploración y producción de hidrocarburos.

“Agencias calificadoras como Fitch Ratings y Moody’s se han pronunciado en este sentido al señalar que la estrategia de Pemex para incrementar su capacidad de refinación y elaboración de petrolíferos pone en riesgo su perfil crediticio al ocasionar mayores pérdidas operativas para la empresa en el corto y mediano plazo”, advirtió el IMCO.

La organización asegura que la transición energética ha obligado a las empresas petroleras en el mundo a replantear el modelo de negocio de la refinación de crudo. “En el futuro previsible habrá demanda de productos derivados de los hidrocarburos, pero las necesidades evolucionan y los usos serán distintos”.

Como respuesta a esta coyuntura, las inversiones en refinerías en Europa y Estados Unidos estarán centradas en proyectos de biocombustibles y descarbonización. “El mercado no va a desaparecer, pero los jugadores exitosos serán quienes se adapten a las nuevas circunstancias de forma eficiente”, manifestó el IMCO en su análisis, “Refinería de Dos Bocas: ¿Hacia un sector energético más competitivo?”.

Leave A Reply