Justicia para Cecilia Monzón

Share

Por Ruby Soriano

Hay textos que se escriben con más rabia, con indignación y también con impotencia. Hace algunos ayeres conocí a Cecilia Monzón como militante del PRI.

Su personalidad y temperamento anidó simpatías y enemistades que supo llevar a contracorriente, sobre todo cuando se trataba de visibilizar los temas de violencia de género.

Cecilia tuvo dos ovarios muy bien puestos, pues en distintos momentos del ejercicio de su profesión, como abogada, evidenció la corrupción en los ministerios públicos, ventiló los contubernios gubernamentales y también se peleó con aquellas que son feministas por ratitos y de acuerdo a la conveniencia de la temporada.

Las mujeres no podemos seguir buscando la justicia entre tantos ciegos, sordos y mudos.

Cada vez son más actos violentos en contra de nuestros círculos cercanos, por el hecho de denunciar o exhibir aquellos actos que están plagados de ignominia y corrupción.

Cecilia reflejó la garra de muchas mujeres que solas vamos pactando sororidad en cercanía o lejanía, pero a final de cuentas, la complicidad de sabernos ahí, coincidiendo en las mismas causas.

Me aterra pensar en esa mordaza que se impone a las mujeres en tiempos tan violentos. No digas, no escribas, no hables, porque te pueden matar.

Duele mucho la ausencia de cualquier mujer, sobre todo cuando sabes que su muerte responde a esa rebeldía de hacer y decir muchas verdades que otras eligen callar o tolerar.

Este sábado le tocó a Ceci y es aterrador pensar en la siguiente, porque para infortunio nuestro, a las mujeres en México nos siguen desnudando la impunidad y la indefensión frente a los actos de barbarie.

Exigir justicia no es suficiente, pues casi puedo vaticinar con puntos y comas las sonoras palabras del Gobernador Miguel Barbosa el próximo lunes.

Es artero leer a los cuervos del periodismo hacer su agosto con el caso de una mujer que defendió la justicia. Aventurarse a señalar presuntos sospechosos y ventilar temas personales refleja la ínfima calidad humana y la ausencia de toda ética profesional.

Las marchas, la pintas, los gritos, las muertes, ¿qué más podemos hacer las mujeres en Puebla y en el país para ser escuchadas?

Detrás del asesinato de Cecilia Monzón y de miles de mujeres que eligen ventilar la realidad de corrupción y contubernios en la impartición de justicia, no se hallan hechos aislados. Me atrevo a decir que están esas manos que silencian arrebatándole la vida a quien se vuelve incómoda frente a sus acciones de poder.

Las cifras crecen, los nombres se multiplican y quienes hemos elegido el camino de la denuncia estamos de pie para exigir lo que Cecilia Monzón escribió en su último post en redes sociales: JUSTICIA

Barbosa indolente frente a feminicidios

Después de casi 11 horas, la vocería del Gobernador Miguel Barbosa reaccionó frente al Feminicidio de Cecilia Monzón.

El mensaje fue escueto, ramplón y vergonzoso:

“El gobierno del estado de Puebla condena el asesinato de la abogada Cecilia Monzón, ocurrido el día de hoy 21 de mayo en la jurisdicción del municipio de San Pedro Cholula, y se compromete frente a la sociedad al esclarecimiento de los hechos, determinación de los responsables materiales e intelectuales, así como de las causas que motivaron este homicidio.”

Es lamentable que en su gobierno ni siquiera sepan diferenciar homicidio y feminicidio.

El activismo de mujeres poblanas se dio cita a muy temprana hora del domingo en las afueras de la Fiscalía General del Estado donde se encontraron con un cerco policiaco resguardando el inmueble.

La imagen de la activista Socorro Quezada Tiempo rodeada de mujeres policías con toletes y escudos, fue la imagen icónica en una protesta donde se exigió justicia para el feminicidio de Cecilia Monzón.

Malinalli García Ruíz activista por los derechos de las mujeres en Puebla, realizó el pase de lista de las 22 poblanas que han sido asesinadas en este 2022. Hasta la fecha, la mayoría de estos feminicidios se mantienen en la impunidad sin un seguimiento real a las carpetas de investigación que siguen abiertas, pero duermen el sueño de los justos.

La artera ejecución de Cecilia nos deja en claro a las poblanas que los ejes del poder y la violencia van de la mano cuando se trata de silenciar denuncias y excesos.

A las señoras del PRI que hoy se suman a la exigencia de justicia para Cecilia Monzón ojalá las siga acompañando la congruencia y la dignidad libertaria.

No es tiempo de crear presuntos culpables, pero sí de poner los focos de atención en personajes que tenían litigios con Cecilia como es el caso del Diputado Jorge Estefan Chidiac y el priista Javier López Zavala. Espero que sus compromisos con estos personajes no las conviertan en simuladoras para pedir justicia en lo oscurito y en lo público colocarse una mordaza.

Desde este espacio de Periodismo Libertario me sumo a la exigencia de JUSTICIA para esclarecer el feminicidio de la abogada Cecilia Monzón y de los otros que permanecen en la invisibilidad impune.

Asimismo, reafirmo la urgencia de contar con una Fiscalía de Feminicidios que nos permita contar con un órgano garante para dar seguimiento al esclarecimiento de los asesinatos de mujeres en Puebla.

Son tiempos donde la denuncia no se puede ahogar con el miedo a un Estado que pretende callar las voces de sus mujeres, rodeándolas de policías.

#NiUnaMás #JusticiaParaCeci #NosQueremosVivas

@rubysoriano           @alquimiapoder

 

www.alquimistaspoder.com

losalquimistasdelpoder@gmail.com

Leave A Reply