Propone López Obrador un símil de sus “programas de bienestar” ante el Consejo de Seguridad de la ONU

Share

México propondrá a la Asamblea General de las Naciones Unidas un Plan Mundial de Fraternidad y Bienestar para «garantizar el derecho a una vida digna a 750 millones de personas que sobreviven con menos de dos dólares diarios», dijo este martes el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en el Consejo de Seguridad en Nueva York, en una sesión dedicada a la exclusión, la desigualdad y los conflictos.

Para financiar dicho plan, propone «una contribución voluntaria anual del 4 por ciento de sus fortunas a las mil personas más ricas del planeta», así como una aportación similar de «las mil corporaciones privadas» más importantes y una cooperación del 0.2 por ciento del PIB de cada uno de los miembros del G20, lo que permitiría «disponer anualmente de alrededor de un billón de dólares».

En el segundo viaje al extranjero que realiza desde que asumió el gobierno hace tres años, López Obrador presidió la sesión especial organizada por México, que encabeza este mes el Consejo de Seguridad. Ahí, señaló que la corrupción es el «principal obstáculo» para el derecho a una vida sin temores ni miserias,

«Sería insensato omitir que la corrupción es la causa principal de la desigualdad, la pobreza, la frustración, la violencia, la migración y de graves conflictos sociales», dijo en su discurso, en una sesión abierta a otras delegaciones que no forman parte del Consejo.

Y como ejemplo de desigualdad puso la distribución de la vacuna contra el covid-19. «Las farmacéuticas privadas vendieron el 94 por ciento de las vacunas. El mecanismo Covax, creado por la ONU para países pobres, apenas ha distribuido el 6 por ciento», dijo antes de resumir que se trata de «un doloroso fracaso».

Si «no somos capaces de revertir estas tendencias mediante acciones concretas, no podremos resolver ninguno de los otros problemas que aquejan a los pueblos del mundo», dijo.

De sus críticas no se libró la ONU, que «nunca ha hecho algo realmente sustancial en beneficio de los pobres», según dijo tras reunirse con el secretario general de la organización, Antonio Guterres, con quien llegó a la reunión del Consejo.

Poco proclive a viajar al extranjero, el mandatario permanecerá menos de 24 horas en Nueva York, a donde ha llegado en un vuelo comercial, es su segundo viaje internacional tras desplazarse a Washington el 8 y 9 de julio de 2020, para reunirse con el entonces presidente Donald Trump en la Casa Blanca y ratificar la entrada en vigor del tratado comercial de América del Norte, el TMEC.

Migraciones, el acceso a la ayuda humanitaria en crisis como las de Siria, Libia, Birmania, Afganistán, Sudán, Yemen, Etiopía, Somalia, centrarán también la agenda del principal brazo ejecutor de la paz y la seguridad en el mundo del sistema de Naciones Unidas durante la presidencia mexicana.

Para México, son prioritarias igualmente la ayuda humanitaria, que ha adquirido una «dimensión sin precedentes», según su embajador Juan Ramón de la Fuente. Así como el tráfico de armas, especialmente las pequeñas, o la protección de civiles.

af/lda

Leave A Reply