Parque Juárez

Share

               Claudia y Marcelo muy destapados

 

Por Mónica Camarena Crespo

 

Tal vez debido al excesivo lucimiento personal del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard en los días recientes, con motivo de su viaje a Italia para asistir a la Cumbre de Líderes del G20 y promocionar de manera insistente el breve encuentro que tuvo con el presidente de los Estado Unidos, Joe Biden, es qué por acá, Claudia Sheinbaum decidió adelantar su precampaña rumbo a las elecciones del 2024.

Las alertas se encendieron y por lógica habría una reacción inmediata; las mediciones reales al interior de MORENA seguramente registran el crecimiento en la imagen del canciller, que habilmente no desaprovecha cada una de las actividades que desarrolla en una cómoda Secretaria de Estado.

Claudia Sheinbaum ha sido elevada por el propio presidente Andres Manuel López Obrador, como la carta fuerte de Palacio Nacional; hace pocos días hasta le levantó el brazo en señal de triunfo.

Pero como ha sido la constante en cada sucesión, el “dedazo” presidencial adelantado más que ayudar, desgasta y le abona, pero a los otros competidores, muy a pesar de quienes buscan dejar a como dé lugar a un incondicional que asegure la continuidad.

CLAUDIA DE GIRA

La promoción internacional de Ebrard desató los demonios, al grado que la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, anunció una extraña gira por estados del país, con actividades sin gran importancia, más bien con un objetivo electoral muy claro.

A través de un video difundido en redes sociales, la jefa de gobierno, detalló su visita primero a Guanajuato para participar en el Festival Cervantino y después su presencia en lejanas entidades de la capital del país, como Baja California y Colima.

Quienes construyen la candidatura de Sheinbaum rumbo al 2024, seguramente buscan que la jefa de gobierno sea conocida a nivel nacional; interesante sería saber como anda en encuestas y sondeos.

Importante también que Sheinbaum empiece a transparentar sus gastos de lo que parece una adelantada precampaña sin dejar el cargo actual y que rinda cuentas, porque andar de promoción personal, cuesta mucho dinero y la austeridad republicana que tanto presume la 4T podría quedar reducida a meros recuerdos.

Lo cierto es que al interior de MORENA ya arrancó la carrera por la candidatura rumbo al 2024, con pronósticos reservados.

@monicamarena

 

Leave A Reply