Felipe Cazals: los motivos de su trascendencia en la cinematografía

Share

Por Sandra Luz Tello Velázquez

Quizá sea soberbio pretender exponer en tan pocas líneas la grandeza de uno de los mayores representantes de la Cinematografía Nacional, sin embargo, es un hecho que aún nos convulsiona la noticia del fallecimiento de Felipe Cazals Siena, quien nació y murió en la Ciudad de México y, que desde muy joven se convirtió en un contador de historias cruentas, oscuras, de un realismo insoportable que retratan acontecimientos, espacios y ambientes de un país convulso, corrupto y en muchos casos en descomposición.

Felipe Cazals fue un investigador profundo e incansable, que logro desentrañar el linchamiento de un grupo de trabajadores de la entonces Universidad Autónoma de Puebla ocurrido en septiembre de 1968 en el pueblo Canoa, recreando en la pantalla la influencia de los discursos anticomunistas del entonces presidente de la República Mexicana, Gustavo Díaz Ordaz, que permearon en el imaginario colectivo hasta llevar a la turba alentada por las consignas del cura del pueblo Enrique Meza Pérez para asesinar en grupo a los trabajadores universitarios.

En el año de su estreno, “Canoa” obtuvo el Heraldo a Mejor Película, Dirección y Guión, así mismo, fue acreedora al Ariel  al Mejor Argumento Original en 1976.

Felipe Cazals, fue un observador incansable de la degradación humana, por tal motivo, adaptó la novela de José Revueltas “El Apando” para mostrar la vida en confinamiento de tres presos que parecen comunes en el Palacio Negro de Lecumberri, introduciendo al espectador en el oscuro mundo que se vivía en la cárcel dentro de la cárcel: el apando o celda de castigos. Este filme nos lleva a un inquietante cuestionamiento: ¿Hay diferencia entre la cárcel y la sociedad “libre”? Quizá la dependencia y la descomposición son los reclusorios internos que nos destruyen.

En “Los Motivos de Luz” se devela el sufrimiento, martirio, abuso al que son sometidas las mujeres analfabetas en México, provenientes de estratos sociales marginados y a quienes la justicia se les niega o les es negada ante una amnesia que lleva a aceptar la culpa sin saber siquiera el delito que se cometió. Felipe Cazals  muestra la historia de Elvira Luz Cruz, quién nunca tuvo derecho a la educación, víctima de violencia y todo tipo de abusos desde la infancia, así como el continuo actuar del hombre machista, desobligado, promiscuo educado por una madre misógina.

Es así que recordaremos al cineasta mexicano reconocido con la Concha de Plata, el Ariel, el Oso de Plata de Berlín y el Premio Nacional de Ciencias y Artes, inspirador de jóvenes cineastas, propulsor de la libertad de expresión, cuya obra trasciende a las causas y documenta la vida de México y los mexicanos de distintas décadas.

 

Leave A Reply