Trabajadores en Dos Bocas se van a paro laboral; denuncian que les exigen “moches”

Share

Trabajadores contratados por la empresa ICA Flour iniciaron este martes un paro en la obra de la construcción de la refinería Dos Bocas para denunciar, por segunda ocasión en el año, presuntos atropellos laborales.

Cientos de trabajadores con vestimenta naranja decidieron abandonar a las 9:00 horas la obra por la puerta 2, en la localidad de Villa Puerto Ceiba, en el Municipio de Paraíso, no sin antes realizar gritos, aventar piedras a la maquinaria y exigir la intervención de autoridades federales para cumplir sus demandas.

“Ahí en los tanques sigue la banda trabajando”, gritaron para evitar que alguien siguiera sus labores.

Tras la revuelta laboral, elementos de la Secretaría de Marina, en coordinación con Policía estatal, mantienen vigilancia al interior de la obra para evitar enfrentamientos entre líderes sindicales y los inconformes.

 

De acuerdo con reportes locales, los trabajadores acusan que no les pagan horas extras por sus diferentes labores en el desarrollo de este paquete 1, en el cual se construye la planta combinada y la planta de coquización retardada.

Asimismo, siguen los cobros de moches por parte de Ricardo Hernández Daza, a quien la empresa ICA Flour le entregó el liderazgo sindical en la obra.

“Vamos Paraíso, todo el respaldo. Fuera Ricardo Hernández Daza”, publicó este mismo martes la diputada morenista, Susana Prieto Terrazas.

Apenas el pasado 9 de octubre, esta misma legisladora acusó en su visita a Tabasco que los trabajadores de Dos Bocas tienen que pagar moches de 100, 200 y hasta mil pesos para poder trabajar.

“El Presidente de la República no está enterado que se les ha negado el trabajo por un cacique como Ricardo Hernández Daza. Me da una profunda tristeza ver que los caciques, porque ni siquiera son charros sindicales de sindicatos blancos, ya cualquier cabrón con dos hijos y una pistola en mano tiene azuzados a los pueblos de nuestro País”, reprochó en una reunión.

“Es necesario que nuestro Presidente de México sepa, porque cuando lo escuchamos en las mañaneras decir que en México ya no hay corrupción nos dan golpes en el corazón, nos echan sal y limón en la herida, sentimos que el Presidente López Obrador no está enterado de lo que pasa en el País o que se nos sigue engañando.

 

En febrero pasado, estos mismos empleados realizaron durante una semana un paro de brazos caídos para exigir a la empresa mejores salarios, condiciones laborales y reducir las horas de trabajo.

 

Leave A Reply