Parque Juárez

Share

   Enriquecimiento del “junior” de la 4T y el silencio sepulcral

 

 

Por Mónica Camarena Crespo

 

Poderoso caballero es Don dinero, frase de Francisco de Quevedo que encaja a la perfección en cada historia de un gobernante en turno, regularmente asociado a los excesos de los familiares, esos por lo que nadie emitió un voto para ser privilegiados.

 

El destape de un nuevo escándalo en la familia del presidente Andrés Manuel López Obrador, no es asunto menor como intentan dejar pasar en Palacio Nacional.

 

La investigación de un grupo de valientes periodistas que destapa la vida de lujos y presuntos actos de corrupción del hijo mayor de AMLO, José Ramón López Beltrán, deja en la lona el discurso permanente de la austeridad.

 

Se documentó de manera puntual, que la casa que habitaron José Ramón López Beltrán y su esposa Carolyn Adams durante 2019 y 2020 en Houston, pertenecía en ese entonces a Keith Schilling, un alto ejecutivo de la empresa Baker Hughes, que actualmente mantiene contratos con el gobierno de López Obrador por más de 151 millones de dólares en obras para Pemex.

 

Está es la base del señalamiento, pero no se pueden hacer a un lado, varias acciones que protagonizó el hijo mayor del presidente y que en su momento fue dado a conocer.

 

En una protesta encabezada por su padre en 2009, José Ramón López Beltrán fue captado con unos tenis de la exclusiva marca Louis Vuitton, valuados en un precio aproximado  a los 800 dólares.

 

También se recuerda qué en abril del 2021, nuevamente el hijo mayor del presidente dio de que hablar, cuando viajó a Aspen, Colorado para festejar su cumpleaños, acompañado de su esposa y familiares, quienes se olvidaron de las reglas de la austeridad republicana, pues se hospedaron en un lujoso Resort. Y es que mientras en México se vive una crisis sanitaria y económica que agudizó la pandemia, José Ramón López y su esposa, presumían fotografías de las divertidas vacaciones en la nieve.

 

DELITOS QUE PERSEGUIR

 

La investigación de Mexicanos Contra la Corrupción que destapa una vez más un escándalo en la familia del presidente, debe ser investigada y tendría que haber denuncias correspondientes.

 

José Ramón López Beltrán podría resultar culpable de enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y conflicto de intereses, en caso que AMLO cumpla la palabra de la que ha presumido al decir que él solo responde por su hijo menor de edad.

 

SILENCIO

 

El silencio de AMLO respecto a la investigación que destapa los excesos de su hijo mayor llama la atención; pareciera que ahora si no pueden defender lo indefendible ante la contundencia de la revelación.

 

MANCHADOS

 

El presidente ya está manchado por los escándalos que primero protagonizaron sus hermanos en los videos de “moches” y ahora el señalamiento de su hijo mayor y quién parece que no es afecto a la austeridad de tanto presumen en la 4T.

 

Ágora

La titular de Energía, Rocío Nahle y el director de Pemex, Octavio Romero, deberán también explicar con más detalle los contratos millonarios a Keith Schilling, el alto ejecutivo de la empresa Baker Hughes y quien le presta “casitas” de un millón de dólares al “junior” de la 4T.

 

@monicamarena

Leave A Reply