Quebradero

Share

¿Una “corcholata” menos?

Por Javier Solórzano Zinser

Con el Presidente casi como referente único, la agenda del país se establece todas las mañanas en automático.

La concentración del poder ha provocado que todo gire en torno al mandatario, lo que ha llevado a que los actores políticos lo tengan como eje. No hay indicios de que las cosas vayan a cambiar, lo que podría marcar diferencias sería el desgaste en el ejercicio del poder y los inevitables tiempos políticos por venir.

El Presidente va a jalar la liga hasta donde le sea posible. Es probable que el haber adelantado el tema de las “corcholatas” sea parte de ello. Si algo quiere López Obrador es tener el pleno control de la sucesión, porque por lo menos por ahora se vislumbra que Morena conservará la Presidencia.

Sin embargo, existen fuerzas políticas al interior del partido que por más que el Presidente quiera controlar no hay manera de hacerlo. A la vista de las “corcholatas” mencionadas solamente la Jefa de Gobierno de la capital pareciera tener el perfil que garantiza la extensión del mandato del tabasqueño, en los términos en que lo ha venido haciendo y quiere que se siga haciendo.

No son casuales los innumerables guiños hacia la “perfilada”, a pesar de que cuando el Presidente habla del tema hace una suerte de lista de quienes pueden sustituirlo. Más allá del mucho tiempo que llevan juntos en la política, el tabasqueño y la Jefa de Gobierno, lo que los une son ideas y proyecto de país.

La candidatura de Claudia Sheinbaum se viene construyendo desde hace tiempo y esto lo deben de saber muy bien los otros integrantes del grupo de las “corcholatas”.

En particular Ricardo Monreal lo debiera de tener cada vez más claro. Se han venido presentando situaciones que dejan la impresión que se ha abierto una zanja entre el tabasqueño y el zacatecano y como el Presidente es quien dirige abrumadoramente el tránsito, el tema se vuelve profundamente escabroso para el legislador.

Por más que Monreal intente meter el debate en el terreno de las ideas y al tiempo reiterar su lealtad a López Obrador, no se ve por dónde los ánimos puedan atemperarse; estamos en tiempos en que queda la impresión de que la suerte para el zacatecano está echada.

Lo que es importante en estos lances es lo que subyace en cuanto el debate político. Monreal representa una voz más pausada al interior de Morena, su expresión sobre el “radicalismo” es importante porque es necesario que en el partido prevalezcan y convivan las diferentes voces que deben tener cabida al interior.

La inmediata respuesta del Presidente en la mañanera de ayer no pasó por alto la declaración de Monreal, es un claro mensaje de la forma en que se van a manejar las cosas mientras el tabasqueño sea el inquilino del Palacio Nacional.

La respuesta a Monreal también pasó ayer por las redes a través de personajes muy cercanos al Presidente, quienes plantearon un desglose detallado de la obra de López Obrador colocando al senador en entredicho.

El legislador podría estar entrando en terrenos en que se le aísle y junto con él a una corriente política en Morena, la cual es necesaria bajo las circunstancias en las que estamos. Los ánimos de diálogo, convivencia y reconciliación, que de alguna manera ha manifestado el zacatecano, pueden diluirse al interior del partido, el cual es abrumadoramente dominado por el Presidente y sus furibundas huestes sin olvidar que Morena fue creado a imagen y semejanza del tabasqueño.

Nos quedamos con la idea de que más que Monreal cuestione de fondo al gobierno y su proyecto, está planteando propuestas de convivencia con ánimos conciliatorios e integración.

Parece que a esta “corcholata” la quieren sacar de la jugada.

RESQUICIOS

El Presidente de nuevo está contagiado de Covid. En la mañana de ayer dijo que creía que era “una gripita”, pero ya vimos que no fue así. López Obrador deberá cuidarse, a pesar de que tiene las 3 vacunas, es tiempo de que se replantee un mayor cuidado ante la pandemia; le deseamos pronta recuperación.

Leave A Reply