Feministas conforman nueva fuerza política nacional “Todas México”; exigen reducción de recursos a partidos y piden candidaturas ciudadanas sin restricciones

Share

En el 68 aniversario del reconocimiento del derecho de las mujeres mexicanas a votar en procesos electorales, feministas de distintas entidades del país se reunieron de manera presencial y virtual para dar a conocer la agrupación política electoral Todas México.

Desde las escalinatas de Donceles, antigua Cámara de Diputados y hoy sede del Congreso de la Ciudad de México, mujeres feministas de todo el país reiteraron sus demandas y vindicaron sus derechos políticos, a la libertad de expresión, de asociación y de manifestación y sus derechos electorales para participar en todas las decisiones de la vida pública, política, económica y social en nuestro país.

En una lectura a varias voces y con la presencia simbólica de figuras de las mujeres sufragistas de época, las integrantes de la organización política Todas México declararon:

“Las mujeres somos la mayoría de la población, el 52 por ciento. Sin embargo, esta mayoría numérica no se encuentra expresada en el poder político ni económico, continuamos fuera de la toma de decisiones que debe involucrarnos a todas y todos, nuestras demandas no son prioridad para los gobiernos ni para el federal o estatales, mucho menos para los municipales, tampoco para el poder judicial, que sigue condenándonos por el solo hecho de ser mujeres, hoy tenemos la mitad de las y los integrantes del poder legislativo pero siguen siendo los hombres los que mantienen el poder real.

“A pesar de todos los avances en las leyes, de ratificar y comprometerse internacionalmente con tratados y convenciones que protegen a las mujeres, hoy en México la pobreza tiene rostro de mujer, agravada por la pandemia, somos las más pobres entre los pobres, ¡la oprobiosa pobreza que no se extingue, que se reproduce generación tras generación, que hace que millones de mexicanas y mexicanos no encuentren lo mínimo para vivir. Las niñas y mujeres luchan por la vida, viviendo en condiciones inhumanas, hogares que queman leña como única fuente de energía, que no cuentan con agua, drenaje, inadmisible para una de las 15 economías más importantes del mundo.

“La discriminación se expresa, en su forma más extrema, en la violencia contra niñas y mujeres, más aun cuando se es niña o mujer indígena, en embarazos a temprana edad, uniones de niñas con adultos, entrega de niñas a cambio de favores económicos, en analfabetismo, desnutrición, precariedad y nulas oportunidades. Esa es la realidad de las mujeres en este país.

“Sí, las mujeres estamos a favor de eliminar y erradicar para siempre la pobreza y la desigualdad, Sí primero las pobres, no aceptamos vivir en un país en donde no contamos con un piso parejo ni derechos que nos den esperanza de un futuro mejor. Es urgente atender las necesidades básicas de millones de hogares, es imperante reducir las desigualdades económicas y sociales.

“Para la mayoría de las mexicanas la discriminación que se vive por el sólo hecho de ser mujeres, tiene diversas expresiones, la desigualdad salarial, la ausencia de oportunidades laborales, limitaciones por ser madres, cargas adicionales de trabajo, responsabilidad exclusiva con las labores del hogar y los cuidados de niñas, niños, personas con discapacidad y adultas mayores, dentro y fuera del hogar como una obligación.

“Las mujeres aportamos riqueza, bienestar y salud, nuestra contribución a las finanzas públicas es enorme, sin embargo no se valora y no se ponen en prácticas acciones de políticas públicas destinadas a incorporar a las mujeres a mejores condiciones de trabajo, a empleos formales, a generar políticas de cuidado y promover una cultura de responsabilidad de los hombres en el hogar y con la familia, aún persiste la idea de que somos las eternas madres y amas de casa, y no mujeres con derechos y aspiraciones que merecemos un trato igualitario.

“Es urgente asegurar que las mujeres podamos incorporarnos al empleo formal, que se construya un sistema nacional de cuidados, que se instituya una política de bienestar social. Como urgente es generar un nuevo contrato social y desterrar la división sexual del trabajo. México pierde un gran capital humano que fortalezca la economía del país y contribuya a su crecimiento. Porque un desarrollo sin tomar en cuenta a las mujeres y sin mejorar sus condiciones de vida, no es desarrollo.

“Uno de los mayores obstáculos para que las mexicanas podamos alcanzar la igualdad y ejercer nuestros derechos es la violencia estructural contra niñas y mujeres, la que se vive dentro y fuera de la familia, con abusos físicos, psicológicos y sexuales, a la que se añaden nuevos fenómenos delictivos. Vivimos con dolor la desaparición de niñas y mujeres que en su mayoría se destinan a la esclavitud moderna, la trata de personas, colocándonos como uno de los primeros países en donde la pornografía, la prostitución infantil y la explotación sexual y laboral es tolerada y en algunos casos fomentada por las instituciones. En donde la corrupción y complicidad de las autoridades con la delincuencia organizada está presente, las niñas, niños y mujeres son utilizadas por la delincuencia para transporte y venta de drogas.

“Es visible en las fronteras y puertos mexicanos, pero las autoridades no hacen nada. Miles de mujeres buscan ayuda, saturan las líneas de emergencia, van a las policías, acuden a los ministerios públicos, buscan justicia, los jueces priorizan los derechos de los agresores, no atienden ni protegen a las mujeres a pesar de los protocolos, las leyes y reglamentos que deben aplicar, existe un común denominador la vida de las mujeres no es prioridad. ¿Cómo explicarse que son asesinadas casi 20 mujeres diariamente?, muertes que pudieron evitarse, algunas de ellas pidieron ayuda y no fueron escuchadas, además de las cientos de miles de mujeres que son heridas, fracturadas, violadas en total impunidad. Por ello no aceptamos que se siga viendo a la violencia que se comete contra nosotras como un asunto de mujeres, es un asunto de seguridad nacional y demandamos al gabinete de seguridad del país, y a todos los gobiernos asuman su responsabilidad con la vida de las mujeres, YA BASTA de impunidad, de desamparo e injusticia.  La violencia contra las mujeres es una emergencia nacional.

“Para muchas mujeres la política es algo ajeno a sus vidas, para otras lo ven como un asunto que no les corresponde y otras no se sienten representadas por alguna expresión política. Sin la participación mayoritaria de la mujeres en la política no podremos transformar el destino de nuestras comunidades, mucho menos de nuestro país. La democracia es sinónimo de igualdad de oportunidades y representación de la pluralidad, pero el modelo democrático de México, está muy lejos de representar esos principios.

“Lo personal es político, las mujeres hacemos política en la cotidianidad, construimos paz, contribuimos de manera sustantiva a la economía, participamos en todas las esferas de la vida humana porque , ¿qué mujer no es política? Desde nuestra vocación democrática como ciudadanas reiteramos nuestra disposición a seguir construyendo un México para todas y todos, pero sabemos que difícilmente podremos ser escuchadas, y atendidas  en nuestras demandas sin estar presentes ahí en donde se toman las decisiones,

“Por ello surge Todas México con una visión feminista para darle a las mujeres una voz y una acción conjunta, queremos ser el instrumento para su  participación política. Es el tiempo que nuestras voces se oigan claro y fuerte, este país también nos pertenece y vamos Todas a recuperar a México.

“Sin mujeres no hay democracia, llamamos a las mujeres a construir un nuevo modelo de democracia y participación ciudadana en todos los espacios de la vida pública, reconociendo que  el largo proceso de reformas electorales y alternancia política en el país se ha enfocado principalmente en los procesos y la creación de instancias y órganos electorales, el sostenimiento económico y promoción de partidos políticos, no exento de corrupción y oportunismo, no ha logrado eliminar las prácticas clientelares del pasado, la compra de votos, el fraude electoral, entre otros, que son contrarias a la genuina participación ciudadana y la defensa del voto, la realidad es que la ‘democracia’ actual, es muy costosa y poco eficiente, pero también excluyente.

“Desde Todas México aspiramos a una transición democrática, porque la diferencia entre está y el actual régimen político estriba entre quien ostenta el poder y en favor de quien se ejerce, y el poder, las instituciones y todos los recursos públicos deben estar en favor y en disposición de las mayorías y esas somos todas mujeres.

“Estamos hartas de sostener a una clase política que se asemeja más a las noblezas, demandamos la reducción del financiamiento público a los partidos políticos, y su compromiso con el fortalecimiento de la vida democrática, el ejercicio de la ciudadanía, el compromiso con la igualdad y la no violencia.

“Defenderemos el derecho a ser electas y electos, promoveremos la postulación de candidaturas ciudadanas, por lo que demandamos modificar los requisitos impuestos en la ley que contraviene el derecho que tenemos TODAS a participar en procesos de elección y de decisión.

“Las mujeres estamos cansadas de ser tratadas como minoría, a las que les asignan algunos pesos en el presupuesto o se les conceden algunas acciones de gobierno, siempre y cuando “nos portemos bien”.

Nuestro derecho a la libre manifestación y demanda de nuestras causas, a la protesta frente a la impunidad e indiferencia gubernamental y nuestro derecho a la asociación en organizaciones de la sociedad civil  se ven como enfrentamiento al poder político.

“Nos declaramos culpables. -Sí lo son- si son un enfrentamiento político

“Sí, seguiremos protestando, demandando, exigiendo, organizándonos, construyendo un camino libre de discriminación y violencia. Pero que quede claro: No apoyaremos ni avalaremos a un poder gubernamental que nos excluye, nos violenta y nos reprime.

“Reiteramos que las feministas solo tenemos un enemigo: el patriarcado (que no los hombres), el cual mantiene un orden económico, político y social que nos excluye, e impide el ejercicio pleno de nuestras libertades democráticas, el acceso a una vida digna, la igualdad de oportunidades, de desarrollo y nuestra autonomía plena.

“A los defensores y seguidores del patriarcado les decimos, ya es la hora de las mujeres, estamos listas y vamos por el país que queremos, no nos detendrán. No somos ni seremos espectadoras, ni adornos, ni floreros y mucho menos aplaudidoras de este sistema.

“Ya es tiempo que las ciudadanas tomemos el poder, defendamos las causas que nos representan, ciudadanizar la política es y debe ser el objetivo para recuperar a México, y feminizar la política es una urgente  necesidad para consolidar en nuestro país una sociedad igualitaria, más humana y más justa.

 

Tomemos los espacios de todas las esferas de incidencia.

Desterremos a todos los agresores del poder.

Organicémonos desde las bases y todos los territorios.

 

“Llamamos a las mujeres mexicanas a formar parte de un nuevo orden político, con las mujeres al frente y nuestros derechos al centro y ser parte activa de Todas México cada una desde su comunidad, territorio, militancia y espacio de incidencia. Aquí cabemos todas. Todas votamos, todas contamos; nuestro partido son las mujeres. Todas México.”

 

En la sala virtual de la presentación de Todas México estuvieron presentes más de 800 provenientes de las 32 entidades del país.

 

La lectura colectiva de la declaratoria política de Todas México se llevó a cabo de manera presencial y participaron:

Yndira Sandoval Sánchez,

Patricia Olamendi Torres,

Beatriz Cossío Nava (CDMX),

Edurne Ochoa Ledezma (Puebla),

Claudia San Andrés  (Morelos)

Yunuen Castillo Menchaca (Coahuila)

Arussi Unda (Veracruz)

Lucía García Fierros (Estado de México)

Xóchitl Arzola (Estado de México)

Nuria Varela Hernández Abarca (Michoacán)

Lorena Villavicencio Ayala (Ciudad de México)

Diana Luz Vázquez (Oaxaca)

Fátima López Iturrios (Jalisco)

Ángeles Sánchez Lira (Morelos)

Lidia Guzmán Hernández (CDMX)

 

Las figuras simbólicas de sufragistas mexicanas que estuvieron presentes en 3D fueron:

Elvia Carrillo Puerto

Esther Chapa Tijerina

Hermila Galindo De Topete

Florida Lazos León

Laureana Wright

Benita Galeana

Leave A Reply