Parque Juárez

Share

Niños con cáncer sin medicinas, los demás a clases presenciales

Por Mónica Camarena Crespo

Al parecer el peor enemigo de los niños y jóvenes en México son los gobiernos de MORENA a nivel federal y estatal, con decisiones que ponen en riesgo la vida de miles.

Sin recato se insiste en el regreso a clases presenciales en medio de la tercera ola de contagios por Covid-19 y la más alta tasa de mortalidad en México por la pandemia.

En Veracruz, donde el gobernador Cuitláhuac García Jiménez se ha convertido en el más grande “aplaudidor” del presidente Andrés Manuel López Obrador, ya se decretó el regreso a clases presenciales en agosto, hasta se atribuye a los “verdaderos docentes” las ganas de volver a las aulas, no importa la cifra de contagios y que la entidad ya registre las cuatro variantes del virus.

Pero que se podía esperar de un gobierno que ignora a los niños con cáncer, los que tienen que esperar meses para recibir su tratamiento por falta de medicamentos, producto de la “criminal negligencia” en la nueva forma de adquirir las medicinas, con el cuento de que se acabó la corrupción.

Las madres de familia que mantuvieron un plantón por 15 días a las afueras del Hospital General en el Puerto de Veracruz, tuvieron que trasladarse a la Ciudad de México para exigir medicamentos para sus hijos con cáncer, por la falta de respuesta y atención de las autoridades estatales.

Sin embargo, los funcionarios del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) solo les volvieron a hacer promesas y la entrega de un tratamiento, sí, solo uno, para un menor que padece leucemia, eso lograron con las autoridades federales.

Cansadas, decidieron levantar el plantón en el Hospital General de Veracruz, sin antes, anunciar que van a regresar a la Ciudad de México en una semana para insistir en sus demandas, porque acá en Veracruz, nadie les hace caso, menos aún les proporcionan medicamentos para sus hijos con cáncer.

Pero el regreso a clases presenciales ya fue decretado por el presidente, secundado por el gobernador de Veracruz, quien por cierto, ni siquiera tuvo la sensibilidad para dejar abierta la posibilidad de que el regreso a las aulas lo decidieran en conjunto los maestros y los padres de familia.

¡Al carajo los niños! Para Cuitláhuac, la palabra del presidente vale más que la vida de niños y jóvenes.

@monicamarena

Leave A Reply