Parque Juárez

Share

Mentir y denostar desde que amanece 

Tal vez para hacer contrapeso y equilibrio en su ejercicio “mañanero” diario, el presidente ordenó el inexplicable “bodrio” llamado “Tribunal de los medios” el cual, presuntamente, cada miércoles va a exhibir las mentiras que se difunden en medios de información.

El presidente sabe que miente a diario, no desde que inició su sexenio, sino desde mucho antes, solo hay que recordar como en campaña prometió no más “gasolinazos” y hoy en día, la gasolina Premium en la Ciudad de México tiene un costo por litro de 22.78 pesos, solo por poner un ejemplo.

Pero un ejercicio de análisis que realiza la consultora política SPIN, muestra de cuerpo entero al presidente Andrés Manuel López Obrador. 

A tres años de gobierno, SPIN reportó que AMLO ha mentido en 56 mil 181 ocasiones, en promedio, 88 afirmaciones falsas por conferencia matutina.

Por ello, el nuevo instrumento de denostación a medios de comunicación viene “como anillo al dedo”, muy adecuado a los tiempos y a los señalamientos que ya hacen organismos internacionales.

Por ejemplo, el Relator de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) Pedro Vaca, durante un foro virtual indicó que el Estado mexicano “debe reconsiderar el Quién es Quién en las mañaneras en el sentido de que puede estar afectándose garantías para un debate libre e informado y aplicar estándares internacionales”.

Pero nada va a importar, entre más críticas y señalamientos, el presidente se animará a continuar con la confrontación con todo aquel que no coincida con su gobierno y su movimiento.

Apenas hace algunos días, el diario británico Financial Times, publicó una editorial que tituló “AMLO seguirá siendo AMLO”: el presidente de México no se inmuta por las contusiones parciales”. 

Lo que sigue es fácil de adivinar, el endurecimiento de las críticas diarias contras los llamados “adversarios”, el apretón desde SHCP, vía la Unidad de Inteligencia Financiera.

La guerra apenas dará inicio en sus verdaderas proporciones, solo aquel periodista, intelectual o analista “libre de pecado” podrá seguir aventando la piedra.

@monicamarena

Leave A Reply