Quebradero

Share

Le andan adelantando el futuro

 

Por Javier Solórzano Zinser

 

Pareciera que desde que se intensificaron las denuncias contra Félix Salgado Macedonio algo se rompió en el gobierno. Si nos atenemos a las diferentes versiones todo confluye en dos ámbitos: denuncias en contra del senador y algo que tiene cara como de “fuego amigo”.

El Presidente está en vías de enfrentar en los próximos tres años una gestión trompicada y en algún sentido incierta. Uno de los problemas que tiene es que no hace acuse de recibo de un conjunto de situaciones que se están presentando en el país y en el  entorno de su propio gobierno.

López Obrador no puede sólo estar atendiendo el aquí y ahora pasando por alto el país qué quiere dejar y el que está gobernando. No puede tampoco pasar por alto que se están enfrentando una gran cantidad de adversidades y que su gobierno no está siendo capaz en algunas áreas de revertir el estado de las cosas.

El problema pasa también al interior de su gobierno. Si bien las elecciones le han permitido destacar el apoyo que existe en favor de Morena, es también cierto que de alguna manera se evidenciaron diferencias de la ciudadanía con el tabasqueño y su gobierno.

Como en su momento lo planteamos, el colapso de la Línea 12 del Metro dejó tocados a diferentes personajes cercanos al mandatario y en algún sentido también a él. Por más que se interprete de manera maniquea el artículo de NYT sobre el Metro, lo cierto es que la investigación del diario terminará por ser similar a la que se conocerá estos días.

Dos personajes de gran cercanía al Presidente, una la consentida y el otro como una especie de mal necesario, están tocados y se ve a contracorriente que puedan revertir su imagen por más que la Jefa de Gobierno sea la encargada de la investigación, por cierto por una orden del Presidente.

El futuro se vuelve incierto, porque se han venido abriendo frentes y el Presidente no los está considerando. No es sólo esto, también da la impresión que muchas apuestas del mandatario no se van a cumplir.

El tema de la Corte se va perfilando a que, independientemente de las presiones que se están presentando, las y los ministros se van a manifestar en contra de la extensión de mandato del actual presidente.

López Obrador ha endurecido la crítica a la Corte adelantándose a lo que se ve venir. Su reacción va de la mano de una decisión en la cual no se puede meter y una de las maneras para enfrentarlo es crear un ambiente en contra de lo que se presume podría decidir la Corte y de la Corte misma.

Otro de los temas que se han ido metiendo, a querer o no, es el 2024. Da la impresión que se le está complicando al Presidente un futuro en donde no quedaba claro si aspiraba a extenderlo, o a crear condiciones para que su mandato pudiera tener una continuidad a través de un candidato o candidata de sus abiertas preferencias e identidades.

Quizá por ello estos días el Presidente abrió la baraja al mencionar a Tatiana Clouthier, Esteban Moctezuma y Juan Ramón de la Fuente pasando por alto a Ricardo Monreal, quien no tardó mucho en apuntarse, a pesar de no estar en una suerte de lista presidencial.

Van a ser tres años azarosos. La ventaja que sigue teniendo el Presidente es que no tiene enfrente a nadie de peso, él mismo lo sabe e incluso hace referencia a ello con regularidad.

La incógnita es cómo va a gobernar López Obrador teniendo delicados frentes abiertos, enfrentando el 2024 con mucha antelación, con problemas a los cuales ya no se pueden señalar como parte del pasado y con una ciudadanía que, aunque sea pausadamente, va abriendo los ojos, sin soslayar que el tabasqueño sigue siendo un Presidente fuerte y popular.

 

RESQUICIOS

Una vez más padres y madres de familia de niños con cáncer se manifestaron en el aeropuerto. El dolor, hartazgo, impotencia y enojo son parte de su vida cotidiana. Israel Rivas nos cuenta que son siete las ocasiones en que el Presidente, al cual no ha podido ver, asegura que ahora sí les entregarán las medicinas.

Leave A Reply